martes, 31 de octubre de 2017

Ken Parker

Ken Parker surgió en 1977 de la mano de Giancarlo Berardi y Ivo Milazzo, la serie se convertiria en todo un referente del cómic europeo, para ello sus autores se inspiraron en la pelicula, Las aventuras de Jeremiah Johnson (1972) dirigida por Sydney Pollack y protagonizada por Robert Redford que narra las peripecias de un trampero en las montañas rocosas.
Este primer volumen publicado por ECC nos presenta las dos primeras historias del personaje, Largo Fusil y Mine Town.
Montana 1868, Ken y su hermano Bill, son dos tramperos van a vender las pieles conseguidas durante el duro invierno, por ellas consiguen una importante cantidad de dinero, pero no saben que son vigilados y mas tarde atacados, durante el asalto su hermano Bill muere y le es arrancada la cabellera, unos ojos menos perspicaces verian el ataque de unos indios, pero el mayor de los hermanos descubre que fueron tres hombres blancos y decide seguirlos para vengar a su hermano, los pasos de le llevan hasta un fuerte militar en medio de un reserva cheyenne, alli tendra que desenmascarar a los asesinos a la vez que hacer frente a los indios.
En Mine Town, debe enfrentarse a Holborn el cacique del pueblo que da nombre a la historia, ya que este y sus matones se han apoderado de ganado perteneciente al ejército, no sera misión fácil recuperarlo. En esta aventura morirán muchos de sus compañeros de armas y conocerá a Tina una joven prostituta de la que se enamora, pero en la refriega final una bala acaba con la vida de la chica.
Si por algo se caracteriza esta serie es por dotar al protagonista, de un gran humanidad, el oeste sigue siendo hostil y violento pero Ken Parker viaja a través de él, con su mochila cargada de sensibilidad y espíritu aventurero, se puede decir que es un soñador y un anti héroe, en un violento mundo que a menudo no comprende y que lo mantiene en constante conflicto con la sin razón humana.
Es destacable el tratamiento que se le da a las tribus indígenas, sin discursos éticos ni morales que califiquen su comportamiento, si no con la mirada de ser una cultura distinta que se merece todo el respeto, lo que dota a toda la obra de un poso de autenticidad. También es una canto a la naturaleza, a esos hermosos paisajes nevados del noroeste americano, a la supervivencia y a la libertad.
Tal vez estas dos historias no sean las mejores del personaje, ambos autores estaban cogiéndole el pulso a la serie, pero tengamos paciencia, los delicados y profundos guiones de Berardi y los hermosos dibujos de Milazzo convirtieron a Ken Parker en uno de los mejores western del medio y un clásico sin fisuras del cómic europeo.
Quizás la publicación de esta obra se mereciera un tamaño más amplio que el reducido de esta edición, pero esto no desmerece ni un ápice su completo disfrute.

Torpedo 1972

Torpedo 1936 es un clásico del cómic,  fue creado por Enrique Sánchez Abuli y plasmado en viñetas por Alex Toth, el cual abandonó la serie en la segunda historia debido a discrepancias con Abuli, pues consideraba la serie extremadamente violenta, fue reemplazado por Jordi Bernet, un autor de formidable trazo que llevó a la serie a su cúspide gráfica, los eficaces guiones de Abuli no exentos de humor negro y sensualidad, junto al grafismo poderoso de Bernet, hicieron de Torpedo la mejor serie negra producida en nuestro pais.
La historia nos contaba las aventuras de Luca Torelli, alias Torpedo, un sicario de gatillo fácil y completamente amoral, cuya historia se desarrolla en el Nueva York  de la Gran Depresión, siempre acompañado por su fiel amigo Rascal.
Sin embargo, la relación entre el guionista y el dibujante se terminó en el año 2000 por una demanda de Abuli contra Bernet. Loquillo dedicó una canción a Torpedo y a la discográfica se le olvidó acreditar a Abuli como creador del personaje, esto derivó en una serie de demandas por sus derechos, fuese como fuese aparentemente la serie se había terminado.
Pero tras 17 años de su cancelación, Luca Torelli vuelve otra vez, más maduro y más cabrón, al cargo del mismo está su creador Abuli esta vez acompañado en el dibujo por el argentino Eduardo Risso, autor al que el género negro no le es ajeno gracias a esa fabulosa serie llamada, 100 balas.
Han pasado unas cuantas décadas, estamos en 1972, Torpedo y Rascal son dos ancianos, el primero tiene parkinson y se dedica a dar de "comer" a las palomas, bueno mas o menos, sigue siendo un tipo peligroso, amoral, un verdadero canalla, mientras que Rascal está alcoholizado.
Ambos viven en un pequeño y sucio apartamento, sus mejores años quedaron atrás, la interrupción en sus vidas de un periodista y su novia fotógrafa, les hará enfrentarse a unos hermanos, los Caputo y como es lógico correrá mucha sangre.
Abuli vuelve a lo grande, sigue manejando como nadie el humor negro y un brillante juego de palabras, no es la mejor historia del personaje, pero es una buena carta de presentación, situando al personaje en una vejez nada idealizada, cargada de violencia y muy mala leche.
Risso es un portento, su dibujo es más esquemático que el de Bernet, ahí están sus viñetas con muy pocos fondos, pero sus rostros transmiten más emociones, a la vez que nos acerca sutilmente, la decadencia del entorno del personaje, sin olvidarnos del gran diseño de los personajes que se mueven por la historia.
Buen cómic, que demuestra el buen hacer de sus autores y que el personaje pese al paso del tiempo sigue siendo muy atractivo para el lector.

martes, 26 de septiembre de 2017

Dinosaurio Diabólico

En 1978 se produjo la última creación de Kirby para Marvel, siendo tal vez su héroe más atipico un dinosaurio inteligente parecido a un Tyrannosaurus rex. Esta idea surgió como un intento de competir con DC, ya que esta estaba preparando una serie animada de otra de las grandes creaciones de Kirby, Kamandi, en respuesta alguien de la editorial Marvel decidió que seria interesante crear una serie similar donde salieran dinosaurios con el fin de que alguna productora televisiva se hiciera con sus derechos, algo que nunca ocurrió.
La historia de Dinosaurio Diabólico también es la de Chico Luna, un pequeño homínido; ambos se hicieron amigos cuando el monstruo aún era joven, después de que la madre y sus hermanos fueran asesinados, Diablo sobrevivió al ataque pese a ser quemado, el intenso calor sirvió para que su piel mutara al color rojo, ahora ambos vagan juntos por el Valle del Fuego, viviendo grandes y apasionantes aventuras.
Dinosaurio Diabólico es una serie ambigua, a ratos interesante y a otros un tanto alocada, los dialogos se articulaban mejor con la ayuda de un colaborador, ahi está la figura de Stan Lee y su trabajo para los 4F por poner un ejemplo, como es lógico el dinosaurio no podia hablar, eso significa que lleva el peso de los diálogos el pequeño primate, convirtiéndose en un tedioso soliloquio.

Pero debo reconocer, que la historia y el dibujo de Kirby tienen un encanto especial, pese a que tenia problemas de visión, haciendo que le costara dibujar y que sus perspectivas resultaran más oblicuas, su lápiz seguia siendo potente, a lo que ayudó los acababos de ese gran etintador que es Mike Royer.
El regreso a Marvel de Kirby en la década de los 70 estuvo marcado por la pseudo-ciencia y lo paranormal, la ufologia, todo ello mezclado de mil maneras, por supuesto en esta serie este enfoque no faltó, ya que una nave espacial aterriza en este primitivo mundo y su extraña tripulación comienza a examinar y exterminar formas de vida que en un futuro puedan ser un peligro para su especie. Con este relato de dioses del espacio en un mundo primitivo, Kirby crea el forraje para el nacimiento de la mitologia humana y la religión, atreviéndose incluso a contarnos su peculiar visión el origen de Adán y Eva.
Pese a estas brillantes ideas, el resultado argumental es muy simplista, la serie estaba dirigida a un público muy joven lo que parecia alejar a unos lectores más adultos, unido a que otros e innovadores talentos del medio emergieron con fuerza, hicieron que su dibujo fuera tachado de antiguo y poco vistoso, pero bastante  tiempo después su trabajo fue revaluado y no todo seria tan critico, de hecho sus personajes más olvidados como Dinosaurio Diabólico acabarian resurgiendo.
Alocado en lo argumental y muy brillante en lo gráfico, asi es esta serie y casi todo lo que hizo Kirby en los 70, pero eso no lo hace especialmente malo, si no diferente.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Shang-Chi: Juegos de engaño y muerte

Segundo tomo de Marvel Edición Limitada que se adentra en la imprescindible etapa de Doug Moench y Paul Gulacy, estos números suponen un cambio conceptual del personaje, que sirvieron para dar un novedoso enfoque a la serie.
Moench apostó por dar un nuevo enfoque a Shang-Chi, hasta ahora el personaje era un hombre enfrentado a su padre, el malvado Fu Manchu y sus hordas de asesinos Si-Fan, todo esto cambió, ya que el personaje se unió al MI-6, derivando la serie a unas elaboradas historias de espionaje al estilo de las películas de James Bond. Creó unos sofisticados villanos como Carlton Velcro y su guardaespaldas Puños de Navaja o Mordillo y su isla de diabólica fantasía, sin olvidarnos del maestro de las artes marciales Shen Kuei apodado el gato, u Onda de Choque y su poderoso exoesqueleto eléctrico.
Es cierto que los villanos tenían empaque, pero donde más se potenció el argumento fue sin duda en las relaciones personales de los distintos personajes que pueblan la serie y más con la aparición de la bella Leiko Wu, antaño pareja de Clive Reston y ahora enamorada de Shang-Chi, entre ambos hombres surge la disputa por conseguir a la chica, pero entre ellos no hay rencor, esta relación a tres es uno de los puntos fuertes de la historia, por la delicadeza con la que Moench retrata a los personajes y sus emociones.
También surge un nuevo personaje, el atormentado James Larner, cuya vida se vio potenciada en la hora de su muerte, ya que demostró ser un auténtico héroe. Otro punto a considerar es Sir Nayland Smith, aquí ya no es retratado como un el líder altruista y benefactor, si no como un personaje obsesionado con dar muerte a Fu Manchu, eso es lo único que da sentido a su vida, aparte juega con los ideales de Shang-Chi, ese es otro factor a considerar ya que el joven se da cuenta de que Smith le utiliza para sus juegos de espías, sintiéndose manipulado con lo que ira perdiendo paulatinamente parte de su inocencia y de su enfoque pacifista del mundo que le rodea. Es muy significativo el final del tomo en el cual Smith se queda solo, incluso el siempre leal Black Jack Tarr le abandona.
Hasta ahora se ha comentado las bonanzas de la parte argumental que no son pocas, ahora pasamos a las gráficas ya que Gulacy crea un trabajo soberbio, desde su rompedor diseño de página, pasando por una visión muy dinámica y cinematográfica de la acción, a lo que ayuda que el dibujante dote a los personajes principales de la serie con los rostros de actores clásicos de Hollywood, asi vemos desfilar a Marlon Brando, Marlene Dietrich, David Niven, Sean Connery etc...
Por el medio del tomo, está el Master of Kung Fu Annual # 1 (1976), donde el bueno de Shang-Chi comparte protagonismo con otro maestro de las artes marciales Puño de Hierro, pese a contar con guión de Moench, la historia es totalmente anodina y decepcionante, tampoco ayuda mucho el arte Keith Pollard, que firma un trabajo rutinario, muy alejado de las maravillas que dejó para la serie de Thor.
Sin embargo, lo mejor de Master of Kung Fu, era la serie regular, donde tanto Moench como Gulacy dieron lo mejor de si mismos para lograr uno de los mejores cómics de los 70 y una obra maestra imperecedera.

Claremont y Bolton en Epic Comics

A principios de los 80 Chris Claremon y John Bolton crearon dos espléndidas obras de fantasía heroica y lo hicieron bajo el sello Epic Illustrated, publicación donde los autores eran dueños de sus creaciones. Este nuevo enfoque atrajo a prestigiosos autores, que desarrollaron con total libertad sagas de ciencia ficción y fantasia para adultos, donde destacan por méritos propios las de los autores mencionados al principio.

MARADA: LA MUJER LOBO.

La guerrera de cabellos plateados apareció por primera vez en Epic Illustrated # 10 (febrero de 1982), en principio la historia fue creada para Red Sonja e iba a ser publicada en Bizarre Adventures, pero no pudo ser debido a la película, por aquel entonces en fase de producción de Red Sonja, protagonizada por Brigitte Nelson.
Asi surge Marada, su madre era la primogénita del César y de un príncipe de una lejana tierra que será esclavizado y ejecutado por Roma. Horrorizada por le terrible muerte de su marido, la madre se lleva a la niña, la cual será criada como una guerrera, con el paso del tiempo será temida y respetada en todos los confines del imperio.
Pero algo le pasa a la joven, ha perdido su ferocidad, su voluntad ha sido sometida por crueles demonios, pero con la ayuda de Arianrhod una niña con poderes místicos y arcanos, intentará hacer frente a su miedos internos para recuperar su valor. 
Claremont crea un  maravilloso personaje femenino, de apariencia fuerte pero que emana una gran delicadeza interior, la historia contiene todos los elementos genéricos de la fantasia heroica, brujos adoradores de cultos diabólicos y ancestrales, demonios crueles y una mujer luchando contra ellos acompañada solamente de su espada.
El guión es sólido y adulto, pero el dibujo aún es mejor, el encargado del mismo es el ilustrador John Bolton, al que la forma de trabajo en la revista le vino de perlas, ya que no estaba sometido a los molestos plazos de entrega, su lápiz es detallista y meticuloso, de corte clásico que recuerda a autores de la talla de Harold Foster o Alex Raymond, la verdad es que hacia tiempo que no veia algo tan bien dibujado, es una auténtica maravilla, sus personajes femeninos emanan belleza y sus batallas están llenas de fuerza y épica.
Cómic ejemplar, perfecto en su desarrollo argumental y sobresaliente en su apartado gráfico, una auténtica joya.


EL DRAGÓN NEGRO


Serie publicada también el el sello Epic Illustrated en 1985 y que fue desarrollada en 6 números, donde Claremont y Bolton nos cuenta la saga medieval del caballero James Dunreith, exiliado por el difunto rey Enrique II y que vuelve para reclamar sus tierras, pero antes debe cumplir una misión encomendada por la reina Leonor de Aquitania, ya que esta cree que el antiguo amigo del caballero, Edmund DeValere está tramando una conspiración y que para ello usa magia negra.
James encaminará sus pasos al condado de Glenowyn, hogar del supuesto conspirador, por el camino se encontrará con Brian Griffon, su viejo escudero y con la hija de Edmund, Elliane, a la cual rescata del ataque de unos bandidos, entre ellos surgirá el amor y también contará con la ayuda de un avezado arquero, Robin Hood.
Pero durante el camino iran descubriendo, que algo oscuro y terrorífico amenaza a Inglaterra, pero en los momentos difíciles al caballero se le aparece un Dragón Negro, que le ayuda a superar sus miedos y recuperarse de sus heridas.
Claremont empieza su obra como una historia de caballeria al uso para ir derivando poco a poco a una historia de terror, aunque hay magia y criaturas míticas como duendes y hadas, la historia es adulta y poco convencional, el único pero es quizás un final un tanto recargado, pero que no empaña el resultado final, de una obra muy por encima de la media. Bolton vuelve a hacer una demostración de su inmenso talento, logrando otro trabajo excepcional.
Con estas dos obras Claremont demostró, que era más que un simple guionista de superhéroes, capaz de desarrollar obras de calado en un género, como la espada y brujeria, mientras que Bolton fue más allá de la simple ilustración, en definitiva dos obras maestras, incontestables.

lunes, 26 de junio de 2017

Shang-Chi: Maestro del Kung-Fu

Tomo de Marvel Edición Especial que recoge  los primeros números de una de las series más aclamadas de Marvel, Shang-Chi: Master of Kung Fu. Los años 70 fueron sin duda la década de esplendor de las artes marciales, auspiciado tanto por el éxito de le serie de televisión Kung-Fu, producida en 1972 por la cadena ABC, como por los films protagonizados por el mítico Bruce Lee, llevando el género a altas cotas de popularidad.
Marvel no fue ajena a este emergente fenómeno, lanzándose presurosa a la creación de personajes e historias basadas en el Kung-Fu, demostrando estar al tanto de la realidad social, diversificando el gusto de los lectores hacia nuevos y atrayentes contenidos.
Shang-Chi es uno de los personajes más emblemáticos del Universo Marvel, no es un superhéroe al uso, si no un maestro en todo tipo de artes marciales. Fue creado por el guionista Steve Englehart y el dibujante Jim Starlin, haciendo su debut en Marvel Edition Special #15 (diciembre 1973).
En el año 1972 Marvel adquirió los derechos de Fu-Manchu, el villano oriental creado por el escritor de novelas pulp Arthur Saxfield Ward (1883-1955 más conocido como Sax Rohmer, mientras que también se hacia con los derechos de la exitosa serie de televisión Kung-Fu protagonizada por un jovencisimo David Carradine. Asi que puede asegurarse que el personaje nació de la combinación de la literatura y la televisión.
Asi Shang-Chi fue presentado como el hijo de Fu Manchú, a pesar de ser una creación original, algunos de los personajes de las novelas de Rohmer fueron adaptados al cómic (sobre todo Fu Manchu y Sir Denis Nayland Smith). Como dato curioso, no hay personajes de la serie de televisión Kung-Fu trasladados a la serie.
La serie comenzó con la introducción de Shang-Chi como un hombre criado y educado por su padre Fu Manchu  para ejecutar a sus enemigos y compartir su gloria, cuando conquiste el mundo. Sin embargo, su primera misión, en el que mató a uno de los viejos enemigos de su padre, el Dr. Petrie, terminó con Shang- Chi descubriendo la verdadera naturaleza de Fu Manchu. Desilusionado, Shang-Chi juró eterna oposición a las ambiciones de su padre y se enfrentó a él a las órdenes de Nayland Smith. 

Los tres primeros números de la serie de Englehart y Starlin son un portento argumental y sobre todo gráfico, ambos autores sentaron las bases del personaje e introdujeron personajes tan interesantes como el villano Medianoche o al forzudo guardaespaldas de Smith, Black Jack Tarr. Tras esta magnifica carta de presentación Starlin, pasó a ser sustituido por un recién llegado a la editorial, Paul Gulacy, autor de un trazo enérgico, con claras influencias de Steranko, aportó a la obra frescura y vitalidad, convirtiéndose en el dibujante referencial de la misma y por esta primera etapa del personaje, pasaron otros muchos como Ron Wilson, Ross Andru, Al Migrom, Keith Pollard y John Buscema, todos buenos profesionales del medio, pero el innovador Gulacy seria el artista más recordado y más aún con la salida de Englehart y la llegada de Doug Moench, la química entre ambos autores convertiría la serie en una obra de culto.

Moench introdujo a personajes tan interesantes como Clive Reston, pariente lejano de Sherlock Holmes e hijo de un agente del MI-6, un agente(OO), con licencia para matar, del que heredaría su profesión. E introduce a otro personaje de las novelas de Rohmer, la intrigante hija de Fu-Manchu, Fah Lo Suee, capaz de derrocar a su padre para conseguir su trono y para ello no dudará en asesinar a su hermano y a todo aquel que se cruce en su camino.
Los ingeniosos guiones de Moench y el vigoroso dibujo de Gulacy, convirtieron a Shang-Chi en una obra de culto, este primer volumen es muy bueno, pero el próximo es de compra obligatoria ya que recoge lo mejor del trabajo de ambos autores y eso significa un joya incontestable del cómic.

Superman: Los Hombres del Mañana

Esta mini saga fue desarrollada en Superman# 32-39 y sus creadores son Geoff Johns y John Romita JR. Ambos autores gozan de un estatus de estrellas en el medio, cosa lógica por otra parte viendo la prolifica y brillante carrera de ambos, 
Johns ha revitalizado a los personajes más emblemáticos de la editorial DC, Linterna Verde, Flash etc... e incluso a Superman, donde junto al dibujante Gary Frank realizó una gran etapa del personaje, asi que por lo tanto la esencia del Hombre de Acero no le es ajena. 
John Romita tiene una sólida carrera en Marvel desde la década de los 70, asi que cuando DC anunció su fichaje en el 2014 fue toda una sorpresa, este trabajo es el primero que realiza para la editorial y por lo tanto es la primara vez que se acerca al mundo de Superman.
Johns comienza la historia con un punto de nostalgia y un homenaje a la llegada de Kal-El a la Tierra, ya que unos cientificos humanos, creyendo la destrucción de nuestro mundo, mandan a su único hijo a la Cuarta Dimensión, durante el trayecto el bebe absorbe gran cantidad de energia que le concede grandes poderes.

Este niño, Ulises regresa a la Tierra como adulto, mundo al que creia destruido, al igual que Clark Kent se siente aislado y cree encontrar un alma gemela en Superman, este le ayuda a reencontrarse con sus padres. Pero viendo el camino de autodestrucción de nuestro mundo Ulises decide salvar a seis millones de personas, embarcarlas en un gran arca espacial y enviarlas a su dimensión natal con el fin de salvar a la humanidad de un futuro incierto. Pero las cosas no son como aparentan ser y el conflicto entre los dos superhombres no a hecho más que empezar.
Johns crea una historia solvente y entretenida, que navega a medio camino entre la ciencia ficción y el género superheroico, aparte sabe mostrarnos la fe ciega de Superman en la humanidad, presentándolo como un símbolo de paz y esperanza. También hace un sólido trabajo con dos secundarios de lujo como son Perry White y Jimmy Olsen, mientras que a Lois Lane en esta aventura le corresponde un rol menor.
La obra termina con Superman perdiendo sus poderes de forma temporal durante un dia, pero sin ningún superpoder demuestra que no le falta valor y es capaz de arriesgar su vida para salvar la de otro.
Pese a ser la primera vez que dibuja al personaje Romita Jr, hace un trabajo digno no echa toda la carne en el asador, tal vez por falta de motivación o simplemente por que pasan los años, pese a ello su trazo tiene elegancia y aún conserva una narrativa ágil y dinámica que ayuda a potenciar la historia. 
Superman: Los Hombres del Mañana, es una mirada moderna al mundo del Hombre de Acero sin perder parte de su esencia clásica, una historia creada sin más propósito que entretener y pasar un buen rato de lectura.