viernes, 14 de abril de 2017

Wonder Woman: Segunda Génesis

Durante una década John Byrne desarrolló para Marvel un buen número de cómics que a dia de hoy tienen el estatus de miticos, basta acordarse de series como Iron Fist, X-Men, Captain America o creaciones donde hizo de autor completo, demostrando no ser sólo un grandisimo dibujante si no también un excelente guionista The Fantastic Four o Alpha Fligth o Hulka, durante 1975-85 fue sin duda uno de lo autores más creativos de la editorial y todo un referente para los nuevos dibujantes que se acercaban al medio.
Lo malo eran las continuas injerencias del editor jefe Jim Shooter, cansado de tanta intromisión decide dejar Marvel y se embarca en DC, no solo Byrne abandonó la compañia si no muchos autores tuvieron que hacerlo, eso dice mucho del carácter de Shooter.
Tras Crisis on Infinite Earths, el personaje de Superman necesitaba un nuevo enfoque, Byrne lo consiguió con la miniserie The Man of Steel (1986) donde humanizó al personaje haciéndolo más creible para una nueva generación de lectores, esta obra se convirtió en todo un éxito, llegando a convertise en una serie regular The Adventures of Superman donde ejerció de guonista y dibujante.
Y asi llegamos a 1995 donde se le ofreció la posibilidad de trabajar con un personaje tan emblemático como Wonder Womam, dándole total libertad para desarrollar el personaje, cosa que haria durante tres años.
El primer cambio de Byrne  es estético, ya que su representación de la amazona es una figura alta y estilizada, anteriormente vivia en Boston ahora reside en la ficticia Gateway City. En el primer arco argumental, el autor tira de Kirby y los Nuevos Dioses, Diana descubre un secreto por parte de Metrón que implica a los dioses griegos, mientras debe enfrentarse a Darkseid y la destrucción por parte del villano de Themyscira. continuara con un enfrentamiento con Morgana Le Fay y su ansia de capturar a Wonder Woman para derrotar a la vejez y conseguir la inmortalidad, en esta trama tendrán un papel estelar el demonio Etrigan y el misterioso Fantasma Errante y por último una máquina manejada por la mente de un niño que crea imágenes virtuales, esto implica enfrentamientos con rivales tan temibles como Sinestro o Doomsday, aunque para derrotarlos contará con la ayuda de un nuevo héroe que se hace llamar Campeón y la jovencita y dinámica Cassie Sandsmark, que con el paso del tiempo llegaria a convertise en la nueva Wonder Girl.
El dibujo de Byrne es correcto,sin grandes alardes a veces logra viñetas impactantes y otras muy sobrias dándole a la serie un aspecto muy irregular, con ello lo peor no es el dibujo, si no la parte argumental, las historias son muy simples y lineales, el autor no arriesga nada consiguiendo una obra totalmente plana, entretiene en algunos momentos y en otros aburre enormemente, los secundarios están bien matizados, pero el tratamiento de los villanos es de opereta.
Obra menor de un Byrne que empezaba a dejar atrás sus años de gloria y que no logró transmitir la grandeza del personaje.

Tex: El Hombre de Atlanta

Nuevo volumen de uno de los personajes más populares del cómic italiano,Tex Willer. Fue creado en 1948 por Gian Luigi Bonelli y el dibujante Galep, así  que lleva publicándose más de cincuenta años, contando con una masa fiel de seguidores no sólo en Italia, si no prácticamente en toda Europa y en un sitio tan lejano como Brasil donde el personaje levanta pasiones.
Este cómic pertenece a un número especial llamados "Texone", estos eran de cadencia anual, siendo más amplios de contenido, estando dibujados por grandes profesionales del medio; como ejemplo Joe Kubert, Victor de la Fuente, Goran Parlov, etc.
El Hombre de Atlanta fue creado en 1996 y los encargados de su desarrollo fueron Claudio Nizzi y Jordi Bernet, autores de sobrada valia que completan un cómic ejemplar, donde tanto la parte argumental como la gráfica brillan a gran altura.
Tex, recibe un mensaje de ayuda de un antiguo oficial sudista, Johnny Butler, nuestro héroe no puede ignorar la llamada de este, ya que le salvó la vida durante la Guerra Civil y tiene que pagar su deuda. Para ello tiene que ayudar a sacar de la cárcel a un criminal de guerra, el coronel Shelby para que pague por sus crímenes en Atlanta, pero hay un grupo que también quieren que salga de la prisión aunque por otro motivo, ya que por medio hay un tesoro sudista.
Nizzi lleva años escribiendo grandes historias para Tex, en esta obra firma un sólido guión de corte clásico, con amenazadores forajidos, carceleros corruptos y héroes íntegros, donde nada es lo que parece ya que perseguidores y perseguidos cambian constantemente de rol, la historia va paulatinamente en ascenso hasta un final dramático y arrebatador.
El encargado del dibujo no es otro que el mítico Jordi Bernet, creador de series como Torpedo, Historias Negras, Kraken o Clara de Noche etc... el dibujante consigue empatizar con el lector gracias a su destreza a los lápices, su dinamismo y la fuerza que transmiten sus viñetas, con su trazo logra transportarnos sin dificultad a cualquier época o lugar, ya sea la América de 1936 con sus sangrientos gánsters o las praderas sin ley del lejano Oeste, aparte logra que su representación de la figura femenina resulte bella y sensual. 
Nizzi conocedor de la facilidad de Bernett de plasmar tanto erotismo, le crea para estas páginas un personaje femenino hecho a su altura, la bella y rebelde Lola Dixieland, una mujer capaz de robar protagonismo a sus compañeros masculinos.
Obra brillante en todos sus aspectos, desde un ajustado guión hasta el deslumbrante arte de Bernet, sin olvidarnos de una cuidada edición en tapa dura y a color, aunque yo prefiero el blanco y negro de su edición original, pero es cuestión de gustos, sólo puedo decir que disfruten de un cómic magnífico.

Cosmic Odyssey

Miniserie de cuatro números publicada por DC, con fecha de diciembre de 1988 a marzo de 1989 y cuyos autores son al guión Jim Starlin y en el apartado gráfico Mike Mignola.
Starlin siempre tuvo predilección por la ciencia ficción en su versión más cósmica, basta recordar sus trabajos para la editorial Marvel, con personajes como el Capitán Marvel, Adam Warlock y sobre todo Thanos, en el recuero la Saga del Cubo Cósmico o la Trilogía del Infinito, estas no solo eran sagas de grandes amenazas que podian destruir el universo si no que supo imponer en ellas una gran carga filosófica, mística y religiosa.
Sin embargo en esta miniserie simplifica todos estos conceptos consiguiendo una obra donde predomina la acción y la aventura, y para ello se acerca a otro genio como Kirby, usando a los personajes más emblemáticos de los Nuevos Dioses, creados por el Rey a principios de los 70.
El ansia de sabiduría de Metron le lleva a viajar entre dimensiones para descubrir el secreto de la Ecuación Antivida, para descubrir horrorizado que es una entidad viva y que quiere escapar de su mundo, tras la huida deja abierta una puerta interdimensional y cuatro aspectos del ser escapan, amenazando con rescatar a su amo de la dimensión que lo retiene.
Asi un variopinto de héroes convocados por el villano Darkseid deben unirse para salvar el universo, los grupos son formados para localizar y eliminar a los aspectos, el primer grupo lo forman Orion y Superman que tendrán que ir a Thanagar, durante el viaje y la batalla descubriremos el carácter de cada personaje el primero es cruel y violento, comparado con el noble Hombre de Acero.
El segundo grupo está compuesto  por Lightray y Starfire, a ellos les toca el planeta Rann, ambos son jóvenes y un tanto despreocupados, pero conscientes del peligro al que se enfrentan. El tercero está formado por Batman y Forager, este último un humanoide perteneciente a una sociedad de insectos que viven bajo New Genesis y a los que dioses desprecian llamándolos bichos, ambos pelearán en La Tierra, Forager demostrará valor y sacrificio dando lección de heroísmo.
Por último están Detective Marciano y John Stewart que irán al planeta Xanshi, el, primero se muestra prudente, el segundo temerario e irreflexivo, su aptitud pondrá en peligro la misión y causará un gran dolor.
También se pasea por la serie otro gran personaje de Kirby, un envejecido Jason Blood y su alter ego Demon, una fuerza primaria que se convertirá en una pieza muy importante en el devenir de los acontecimientos, al final de la historia muchos héroes y dioses pasan por un proceso que cambiará sus vidas.
El arte lo firma Mike Mignola, un dibujante famoso en la actualidad por su creación de HellBoy, autor poseedor de gran dominio de las sombras y un trazo enérgico, que pese a tener gran influencia de Kirby fue capaz de desarrollar un estilo muy personal y reconocible, autor al que proceso una gran admiración.
Obra que pese al paso del tiempo aún conserva  su fuerza y vitalidad,, cosa que no es de extrañar viendo el calibre de su creadores.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Capitán América de Roger Stern y John Byrne

Suele ser bastante habitual en el mundo del cómic, que cuando un personaje deja de ser productivo a nivel de ventas se cambie al equipo creativo que lo desarrolla en ese momento, en estos casos se suele apostar por dar la colección a jóvenes promesas que vienen con ideas frescas e innovadoras, este fue el caso de Roger Stern y John Byrne, el personaje en cuestión no fue otro que el Capitán América.
Ambos autores habian trabajado con anterioridad en fanzines, tiempo después Byrne conseguiría trabajo en la editorial Charlton, para firmar posteriormente por Marvel, donde firmaría un notable trabajo en la serie de Iron Fist, en Marvel también se encontraba Stern ejerciendo de editor en algunas series de la compañia, ambos tenian ganas de colaborar en un proyecto, este no fue otro que un anual de Hulk.
No obstante las labores de editor de Stern le impedian desarrollar una serie regular como guionista, todo eso cambió, Stern abandonó su cargo en 1979 y junto a su amigo, se hicieron cargo de la serie regular del Capi, esto sucedió en Captain America # 247 (julio 1980), estando al frente de la serie hasta el nº 255 (marzo 1981).
Las aventuras del Capi de Stern y Byrne destilan clasicismo y un profundo respeto a uno de los grandes iconos de la editorial, en estos números se enfrentará a villanos del calibre del Hombre Dragón, el Forjador de Máquinas, Batroc y Mr. Hyde y el vampiro nazi Barón Sangre.
Aparte su vida privada se humanizó, ya que el personaje en su vida civil era un dibujante publicitario agobiado por los plazos de entrega,a la vez que vivia en un edificio de apartamentos de Brooklin, muy alejado del glamour de la mansión de Los Vengadores, en este edificio interactuaba con un variopinto grupo de inquilinos, en el cual destaca Bernadette Rosenthal, una hermosa y simpática joven que seria el complemento amoroso del héroe.
En esta serie hay varios momentos especiales, uno de ellos ocurre en el nº 250 (octubre 1980), donde el Capi evita un atentado terrorista en la convención de un nuevo grupo politico, el Partido Populista, los cuales le piden que sea su candidato a la presidencia, este se lo piensa seriamente, para posteriormente declinar el ofrecimiento, ya que considera que trabajar tras un despacho, le impide ayuda de verdad a la gente que le necesita.
Otro gran momento de la serie sería sin duda los nº 253-54 (enero-febreo 1981) donde el Capi debe trasladarse a Inglaterra a combatir contra el Barón Sangre, alli se encontrá con viejos aliados con los que combatió en la II Guerra Mundial como eran Union Jack y su hija Cascarrabias, por supuesto la edad a hecho mella en ambos, la historia que nos cuentan es muy emotiva, está muy bien desarrollada, siendo de lo mejor de esta etapa.
Y por último esta el nº 255 (marzo 1981) el cual coincidía con el 40 aniversario de la creación del personaje, en donde ambos autores nos muestran el origen del Capitán América y lo hacen de forma magistral.
En aquella época Byrne era un joven dibujante lleno de un inmenso talento  y en esta serie dio buena muestra del mismo siendo considerado como uno de sus grandes trabajos, estando ayudado a las tintas por un inspirado Joe Rubinstein.

Todo tiene un final, Stern habia planificado una saga de tres números donde la estrella invitada era Cráneo Rojo, pero el editor en jefe Jim Shooter, exigió que las historia fueran autoconclusivas o como mucho fueran desarrolladas en dos números, esta injerencia en un guión cerrado llevó tanto Stern como a Byrne a dimitir.
La etapa de estos dos grandes autores es una auténtica joya, una revisión nostálgica donde el Capi es retratado como un hombre fuera de su tiempo, pero firme en sus ideales. Un clásico imprescindible del Marvel de principios de los 80.

El regreso del Caballero Oscuro: La última cruzada

Miniserie de tres números cuyos autores son, a los guiones Frank Miller y Brian Azzarello y al dibujo John Romita JR. La acción se sitúa una década antes de la mitica, obra creada por Miller, El Caballero Oscuro en 1986, en esta serie los autores nos relatan la historia del acontecimiento que llevó definitivamente a Bruce Wayne a abandonar el manto del murciélago y este no es otro que la muerte de Robin (Jason Todd).
Batman ya no es el que era, la edad le pasa factura, se empeña en demostrarse a si mismo que es capaz de repetir las proezas de antaño pero su cuerpo dice basta, otros compañeros de andanzas como Catwoman ( Selina Kyle) han aceptado el paso del tiempo. Alfred le pide que delegue en su pupilo Robin, pero Bruce comprueba que el joven no está preparado, es bueno en el combate pero es impulsivo y un tanto rebelde, al final una imprudencia le llevará a la muerte.
No es la primera vez que el personaje muere; esto ya ocurrió en Una Muerte en la Familia, un cómic donde los lectores tenian que votar si Robin moria a manos del Joker, el personaje no debia ser muy popular y en Batman # 428 (diciembre-1988) y por apenas 72 votos de diferencia Robin era asesinado, aunque posteriormente seria resucitado con diferentes nombre como Capucha Roja o Robin Rojo.
A parte, hay un último caso donde están implicados Poison Ivy e Killer Crock y que afecta a las mayores fortunas de Gotham, pero el verdadero enemigo es un Joker más siniestro y maquiavélico que nunca y que recuerda a Hannibal Lecter en El silencio de los corderos, por su facilidad para manejar a su antojo a los presos de la cárcel y que planea la venganza definitiva sobre su archienemigo.
Es la mejor obra de Miller en mucho tiempo, no es mucho decir ya que hace tiempo que no hace nada digno de su genio, basta recordar el truño de All Star: Batman, aunque queda la gran duda de cuanto hay de Miller en este cómic, personalmente creo tras su lectura que hay muy poco del autor, así que puede decirse que ha tenido suerte al aliarse con Azzarello, ya que este tira y mucho del carro, al final de todo queda una obra bien escrita y argumentada, con un final duro y abrupto, pero por otra parte lógico.
Otro que parece resucitar de sus cenizas es Romita JR, un dibujante al que su paso por DC le ha venido de maravilla ya que sus últimos trabajos en Marvel no eran más que simples bocetos, en esta serie consigue un trabajo más que digno, a lo que ayuda mucho para lograr las atmósferas oscuras que rodean al personaje, las tintas y color de Peter Steigerwald.
Obra que merecía un poco más de amplitud, no hubiera estado mal una novela gráfica de la misma, con todo ello la serie es entretenida y enlaza perfectamente con los sucesos ocurridos en El Caballero Oscuro. 

domingo, 6 de noviembre de 2016

El Doctor Extraño de Lee y Ditko

La semilla del personaje fue sembrada en Amazing Aventures # 1 (junio de 1961) donde de la mano de Stan Lee y Steve Ditko, fue presentado El Dr. Droom, un médico occidental que es llamado por un anciano lama, este le somete a unas duras pruebas donde demuestra su valor, el anciano le transfiere antes de morir todo sus conocimientos misticos, dándole poder para enfrentarse a todos los poderes ocultos de nuestro mundo.
Asi en 1963, los conceptos anteriores fueron actualizados y en Strange Tales # 3 (julio-63) aparece el Dr. Extraño, que compartia cabecera con una adolescente Antorcha Humana. Esta presentación de apenas cinco páginas fue concebida como una historia autoconclusiva, donde empezó a aparecer y desaparecer repetidamente del titulo, pero un año después gracias a las cartas de los seguidores que inundaban la redacción, ya habian empezado a publicarse regularmente.
Los autores nos presentaron al cirujano Stephen Extraño un orgulloso y mezquino ser obsesionado con el dinero, pero su vida da un cambio radical al perder la sensibilidad de sus manos, debido a un accidente de coche, convertido en un despojo humano, oye hablar del anciano, un poderoso mago, que vivia en Tibet, tras un dura travesia exige al viejo que lo cure de sus manos, pero en vez de ello se hace su aprendiz, donde llegará a descubrir el poder de las artes místicas y la magia negra.
En esta presentación destaca el Barón Mordo, otro occidental dispuesto a aprender la magia, aunque en este caso para hacer el mal y que se convertiría a lo largo de la serie en el principal enemigo de Extraño. Pero aparte, el personaje viajaba incesantemente hacia mundos insólitos y dimensiones increíbles, donde debía enfrentarse a terribles amenazas como Pesadilla, Dormammu o Eternidad, también se enfrentaba a dioses nórdicos como Loki; con todo su entorno era quizás el más inusual de los que podría hallarse en los cómics-books.
El excéntrico y sombrío estilo de Ditko resultaba perfectamente adecuado para le definición de dichos reinos de pesadilla y el Dr. Extraño, el extravagante mago, fue el primer héroe, aparte de Spiderman, que Ditko realizó de forma regular.
El Dr .Extraño era en gran medida un producto de su tiempo. La atracción del misticismo era muy poderosa en los años sesenta, con la aparición de una generación joven y rebelde que forjó una contracultura y rechazó el materialismo en favor de valores más espirituales. La afinidad del Dr. Extraño con las actitudes bohemias se hacia patente incluso en el lugar en que vivia, Blecker Street, en Greenwich Village, Nueva York.
A pesar de su influencia, e innegable calidad la primera serie del personaje, no sobrevivió a los años sesenta, quizás las desavenencias entre sus creadores, con la consiguiente marcha de Ditko de la serie, fue un duro palo para la misma, ya que otros dibujantes posteriores no fueron capaces de transportarnos tan fácilmente a lo desconocido. El Dr. Extraño de Lee y Ditko se acabó convirtiendo por mérito propio en una obra de culto, que el paso del tiempo no ha hecho más que fortalecer.

Estela Plateada de Stan Lee y John Buscema

A mediados de los años 60 la serie de Los 4 Fantásticos adquirió unos tintes cósmicos y místicos que nadie habría creido posibles en el medio, los cohetes y platillos volantes, que tanta transcendencia tuvieron en los relatos de ciencia ficción de poco tiempo atrás, se convirtieron en vehiculos mundanos utilizados para visitar otros planetas.
Pero para los lectores de Marvel eso no supuso un problema, ahora era posible acompañar a Los 4 Fantásticos al Subespacio, al interior de la Zona Negativa y a través del Infinito. Aunque las historias del grupo dieron un salto cualitativo con la llegada de Galactus, un gigantesco alienigena que se alimentaba de la energia de planetas, sin embargo este ser no venia sólo, a su lado estaba Estela Plateada; esto ocurrió en The Fantastic Four # 48 (1966),
Stan Lee y Jack Kirby habian discutido la historia y prácticamente estaba cerrada, pero Kirby tuvo la brillante idea de meter un heraldo que precediera la llegada del Devorador de Mundos, el personaje fue toda una sorpresa y todo un éxito, ya que pese a su apariencia y servir a uno de los más terroríficos villanos del cómic, el ser cuasidivino conocido como Galactus, Estela vio la grandeza del ser humano y se enfrentó a su amo convirtiéndose en un héroe, pero fue condenado a pasar el resto de su vida en la Tierra, siéndole negado cualquier acceso al universo infinito que tanto amaba.
El personaje siguió saliendo en los cómics de Los 4F y en cada aparición se hacia más popular, por lo que Stan Lee decidió darle su propia colección, Silver Surfer # 1 (1968) aunque esta vez el encargado del dibujo era John Buscema. Los autores inventaron un pasado para el Centinela de los Senderos Siderales y se reveló que inicialmente el personaje había sido Norrin Rad, un inquieto habitante del planeta Zenn-La, un pacifico y utópico mundo. Cuando su raza fue amenazada por Galactus, Norrin Radd la salvó ofreciéndose  a convertirse en el heraldo del Devorador de Mundos, aunque lo verdaderamente terrible sería tener que abandonar a su amada Shalla Ball.
Los guiones de Lee dotaron al personaje de nobleza y cierta carga filosófica al hacerle un observador imparcial de la locura humana, raza a la que intenta entender pero de la que sólo recibe odio e ira. Sin lugar a dudas un hecho decisivo para el devenir de la serie sería, que un alma tan noble como la de Estela tuviera su contrapartida y asi en el nº 3 de la colección surge Mefisto, la reencarnación del demonio que ansia la pureza del alma y que se convertiría en el enemigo por excelencia de toda esta etapa.
La colección fue cuidada al detalle, ya que tenia el doble de páginas de lo normal y también precio doble, John Buscema logró un trabajo excepcional, frente a la corpulencia de Kirby estilizó al personaje, impregnando toda le serie de clasicismo y belleza, convirtiendo cada viñeta en una obra de arte, pese a la enorme calidad que atesoraba la serie no lograba despegar con la ventas, ya fuese por el precio de la misma o por que un alienigena noble, contemplativo y altruista era ciertamente una anomalia en el violento mundo del género superheroico. En cuanto al precio, se rebajó en el nº8  y a Estela se le fue dando paulatinamente una ferocidad y salvajismo que no le sentaron nada bien y tras dieciocho número se canceló.
El paso del tiempo ha puesto la serie en el lugar que le pertenece, una serie que simbolizó el más sincero esfuerzo de Marvel por elevar a cotas superiores un género tan encorsetado como el de los superhéroes.