miércoles, 28 de marzo de 2018

Bravo for Adventure

Planeta publica una de las grandes obras de ese genio que fue Alex Toth, autor que dibujó todo tipo de géneros, romance, western, superhéroes y terror para las revistas de la editorial Warren, también fue un brillante diseñador de diversas series de animación durante la década de los 60 y 70 para la productora Hanna-Barbera con títulos como Johnny Quest, Space Ghost, Fantastic Four o Super Friends por poner un ejemplo, todo ello le llevó a ser admirado por diferentes generaciones de dibujantes que admiraron su economía en el trazo y su deslumbrante juego de claroscuros, sin embargo su trabajo es poco reconocido por los aficionados al tener una obra muy dispersa y un tanto errática en su publicación.
A mediados de los 70, Toth se cansó de la industria, el cómic estaba cambiando a un tono más oscuro y violento, asi que se sintió halagado cuando un editor francés le ofreció realizar un nuevo personaje en formato novela gráfica, para su sección de cómics, dando el mando absoluto sobre su creación tanto para los guiones como para el dibujo y de esta libertad creativa surge, Jesse Bravo.
Bravo quedo huérfano muy joven, tras un periodo de diversos trabajos se unió a la armada como piloto, tras cuatro años de servicio la abandona para formar su propia empresa de vuelos chárter, pero durante la Gran Depresión era duro mantener la empresa y a menudo trabajaba como piloto acrobático para ganarse un dinero extra, un mafioso de un casino persigue a un hombre que le ha estafado y que se hace pasar por un piloto amigo de Bravo ya fallecido, la cosa se complica cuando el usurpador es novio de la hija del director de la película en la que trabaja Jesse.
Toth crea un héroe de corte clásico, donde desata su pasión por el cine de aventuras en especial de Errol Flynn, el cine negro en su versión mas ligth, las tiras de prensa sobre aviadores que tanto admiraba, ahi está el espíritu de Steve Cannion o Scorchy Smith, de creadores como Milton Caniff o Noel Sickles.
Cuando Toth realizó esta historia era ya un reputado profesional con más de veinte años de carrera, sin embargo todavía tenia la necesidad de probarse a si mismo, y es que su arte era muy grande, hay viñetas increíblemente detalladas, otras en las que apenas necesita unos trazos rápidos, simplificando su dibujo en función de una narrativa ágil, su potente juego de sombras y luces unido a unos arriesgados encuadres, hacen de cada plancha una pequeña joya.
Luego están las escenas voladoras, los aviones dibujados por el maestro son pesados pero ágiles, en continuo movimiento y lo mismo puede decirse de los automóviles, en la última historia Jesse se golpea en la cabeza y tiene unos extraños sueños, es la disculpa del autor para acercarnos a su particular universo, homenajea a dibujantes los ya mencionados Caniff, Sickles, Eisner o Hugo Pratt, sin olvidarnos de los seriales protagonizados por Tom Mix y Buster Crabbe en Flash Gordon.
Sin embargo, las bajas ventas de otras series llevó a la cancelación de la sección de cómics, quedando sin publicar Bravo for Adventures, el artista queria ver su obra publicada  en Estados Unidos,  logrando su publicación en la revista de Warren, The Rook.
Para muchos esta obra es un clásico perdido de la década de los 70, pero se hace dificil decir si es mejor que cualquier otro cómic de Toth, por que sus obras son excelentes, la pasión y la habilidad del autor transforma una historia un tanto simple en lo argumental y en algo apabullante en lo gráfico, consiguiendo un resultado notable.

Shang-Chi: Guerra de Antaño

Tercer tomo de Marvel Limited Edition dedicado al maestro de las artes marciales, con destacables cambios en la parte gráfica, ya que abandonó la serie Paul Gulacy, autor con una indudable influencia de Jim Steranko, el cual supo aplicar a la serie un ritmo y una narrativa vertiginosa, que reforzaba los cinematográficos guiones de un inspirado Doug Moench, la unión de estos autores sirvió para que la serie fuera reconocida como una obra maestra.
El abandono de Gulacy fue sin duda un duro golpe, los encargados de suplirle fueron Jim Craig y Mike Zeck, mientras que a los guiones seguia Moench.
Quitando algún número de relleno, el tomo está compuesto de un enfrentamiento de Shang-Chi y sus amigos contra el Doctor Muerte donde tienen que enfrentarse con el villano a un extraño y peligroso juego de ajedrez, cuya pérdida significa la muerte. Esta historia apenas duró dos números, se deja leer y poco más. El guión de Moench es flojo, pero sin embargo significó el debut de Mike Zeck, dibujante que habia realizado esporádicos trabajos para la editorial Charlton y que en estas páginas haria su debut en Marvel, se le ven algunas carencias en cuanto a encuadres y cinética, cosa lógica de un principiante, a lo largo de este tomo veremos una constante mejora del autor.
Tras esta breve historia, el tomo  está formado por dos largas sagas, la primera es Guerra de Antaño, donde un grupo disidente del MI-6 usa a Eric Slaugter, para acabar con Chi y sus amigos, Slaugter era un antiguo agente de campo, un hombre con la mente fracturada por la locura con distintas identidades ,todas ellas basadas en los mejores guerreros de la historia, desde Robin Hood, Atila, San Jorge, Baron Rojo etc, el guión de Moench es muy entretenido y el dibujo corre a cargo de Jim Craig, autor canadiense muy popular en su país y debutante también en esta serie, Craig tiene un trazo interesante, quizá lastrado por intentar imitar a Gulacy y no seguir su propio estilo, pero hay que decir lo poco afortunado que estuvo con sus entintadores. Graig firmó estas historias y abandonó la serie agobiado por los plazos de entrega, lo cual no le impidió tener una dilatada carrera en Marvel.
La segunda gran saga corresponde a Orquideas de Cristal, una  saga en los mares de China, donde Moench haceu un homenaje a uno de sus cómics preferidos Terry y los Piratas del gran Milton Caniff, en esta aventura Shang-Chi  de debe viajar a China para encontrarse con Juliette una antigua amiga que le pide ayuda para encontrar un misterioso y peligroso cargamento, por medio debe hacer frente a poderosos rivales como Aplastacráneos, Pavane, el pirata Kogar y uno de sus grandes rivales Shen Kuei apodado El Gato, a la vez que se despierta en Chi un interes romántico por Juliette lo que sera un choque emocional al estar por medio su otro gran amor Leiko Wu.

Moench hace un desarrollo excelente de la saga, la misma esta llena de acción y exotismo, pero donde verdadera mente brilla es en el retrato de las emociones, ya que hay una agridulce historia de amor con un final incierto, también maneja magistralmente al elenco formado por los personajes secundarios que según transcurre la saga irán adquiriendo y soltando protagonismo para tejer esta inteligente historia.
El dibujo corre a cargo de un Zeck que poco a poco se va soltando y al que veremos dar un salto cualitativo en el próximo tomo, pero sin duda y pese a la falta de Gulacy, la serie siguió gozando de excelente salud y es que Moench sabia tejer entretenidas historias llenas de épica y con mucha sensibilidad.

Tales of the Zombie

A finales de los 60 y principios de los 70, James Warren estaba llevando sus cómics de terror en formato revista en blanco y negro a un éxito arrollador, estaban series como Creepy, Eeire o Vampirella, esto hizo que muchas editoriales se dieran cuenta del potencial de este tipo de revistas.
Marvel fue una de ellas, aunque lo hizo bajo otro sello corporativo llamado Magazine Management asi surgen Dracula Lives, Vampire Tales y Tales of the Zombie, todas lanzadas en 1973, esta última revivia  al zombi creado en Menace # 5 (julio 1953) por Stan Lee y Bill Everett.
La revista publicó diez números y un anual en 1975, este tipo de revistas burlaban el Comics Code y su código de censura, algo que no le pasaba a los cómics a color, el contenido era un poco mas fuerte, con chicas muy ligeras de ropa y más violencia explicita.
Como se comentó antes, el editor en jefe Roy Thomas rescató a Simon Garth, el personaje era un rico empresario, dueño de grandes plantaciones de café en Nueva Orleans, un tirano obsesionado con ganar dinero al precio que fuera, al que solo redime el amor incondicional hacia su hija, un dia ve a esta acosada por su jardinero y lo despide después de darle una paliza, el rencor del hombre crece y a traición captura a Garth para venderlo como victima en un rito vudú, curiosamente la encargada del sacrificio es su secretaria Layla, pero no es capaz de matarlo ya que ama a Simon ayudándole a escapar, vaga perdido por las ciénagas pero es atrapado por el jardinero y asesinado, mientras obliga a la chica a convertirlo en un Zombi.

Esta primera historia donde se hace la presentación del personaje fue creada por Steve Gerber y dibujada por John Buscema, en los siguientes números aparte de Gerber irian pasando guionistas de calado como Tony Isabella, Len Wein ,Doug Moench, Chris Claremont etc...en la parte gráfica el que mas aportó fue un soberbio Pablo Marcos, aunque también destacan Gene Colan o Alfredo Alcalá por poner un ejemplo de los grandes artistas que dibujaron para le serie, encomiables son también las portadas de Boris Vallejo o Earl Norem.
Los autores supieron darle un final digno a la serie y asi el sacrificio final de Layla, permite a Simon convertirse en humano por un breve periodo de tiempo, donde aprovecha para corregir los errores del pasado y asi poder volver a la tumba, esta vez para no levantarse más.

La revistas estaban formadas por una historia principal dedicada a Simon Garth, otras historias clásicos de terror de los años 50 publicados por Atlas, otras más modernas, algún articulo de cine o novelas basado en el vudú y los zombis. En el número seis de la colección aparece Hermano Vudú (Jericho Drumm) aunque habia debutado en Strange Tales # 169 (sep 1973), esta serie génerica sobre los misterios del vudú le venia como anillo al dedo y poco a poco fue incrementando su participación en la serie.
El resultado global de este tomo es irregular, hay historias muy buenas sobre todo las correspondientes al zombi original Simon Garth, hay algunas interesantes y otras francamente malas, el terror fue sin duda uno de los pilares de las revistas en blanco y negro de Marvel, pese al esfuerzo invertido por sus creadores, nunca llegarian a gozar de verdadero éxito, su precio más elevado y su falta de color, fue algo que jugo en su contra.

lunes, 12 de marzo de 2018

El Cuarto Mundo

Antes de que Martin Goodman dueño de Marvel vendiera la editorial en 1968 a la empresa  Perfect Film & Chemical Corporation, la relación entre Stan Lee y Jack Kirby estaba muy deteriorada. En esa época Marvel estaba en la cumbre, mucha de la gloria repercutió en favor de Stan, el era la estrella, el relaciones públicas perfecto, siempre con una eterna sonrisa, figurando siempre como el genio creativo, mientras que a Kirby se le restaba mérito, era un simple dibujante que seguia ciegamente sus dictados, cosa incierta ya que Kirby se implicaba mucho en los guiones a veces de forma total, esta falta de reconocimiento hacia uno de los pilares de la creación del Universo Marvel enfrió la relación entre ambos autores.
Todo empeoró aún más tras la venta de la editorial, los nuevos dueños solo reconocian a Stan como la persona que habia forjado este nuevo universo de ficción, Kirby era un mero figurante, pero el dibujante cansado de estos dictados se rebeló e incluso exigió una mejora en sus condiciones laborales y asi en 1970 recibió un nuevo contrato en su buzón, los abogados de la nueva empresa, tenian nuevas y sangrantes exigencias, las condiciones eran peores que en su anterior etapa con Goodman, no habia aumento económico, no había ningún tipo de seguridad, ni reconocimiento e incluso si firmaba perdía sus derechos sobre lo que habia hecho con anterioridad y lo que fuera a hacer en el futuro, en estas condiciones Kirby decide abandonar la compañía.
En 1970 su amigo Carmine Infantino le abrió las puertas de DC, la noticia corrió como la pólvora, la expectación que generó en el medio fue increible. Kirby era una estrella y su marcha de Marvel sacudió los cimientos de la industria, ahora habia que ver con que personaje debutaba, Kirby podia haber dibujado a cualquiera, pero no quería quitar trabajo a ningún profesional y optó por dibujar a uno que no tenia a nadie asignado, Superman Pal, Jimmy Olsen # 133 (octubre de 1970), fue en esta serie donde empezó a desarrollar un gran y complejo mosaico denominado en su conjunto El Cuarto Mundo, y que derivaria en tres nuevas colecciones, The Forever People # 1 (febrero de 1971), The New Gods # 1 (febrero de 1971) y Mister Miracle # 1 (marzo de 1971).
Kirby usó su prodigiosa imaginación para desarrollar un nuevo universo, una nueva mitología que abarcaba infinidad de conceptos, este nuevo orden de dioses, habitaría un planeta que debido a un cataclismo se parte en dos, los buenos vivirian en un mundo perfecto lleno de prodigios llamado Nueva Génesis y cuyo lider era el Alto Padre (Highfather), mientras que los malos lo harian en el oscuro y siniestro mundo llamado Apokolips cuyo lider era Darkseid, ambos mundos están en constante batalla, el eterno enfrentamiento entre el bien y el mal, tras eras de combate ambos bandos llegan a una tregua y para ello intercambian a sus respectivos hijos, pero la paz dura poco ya que Darkseid ambiciona el arma definitiva, la ecuación antivida que se encuentra en la Tierra y con cuyo poder dominara el multiverso.
Sin duda la serie de Jimmy Olsen fue la más floja, Superman era un lastre ya que es uno de los personajes más icónicos de la editorial y por lo tanto el autor tenia poco margen de experimentación, aparte a Kirby le gustaba trabajar con personajes propios, asi  rescata a dos de sus creaciones de su primera etapa en DC, Newsboy Legión ( La Legión de Repartidores) y Jim Harper (el Guardian) ambos surgidos en Star-Spangled # 7 (abril 1942), pese a ello la serie era demasiado plana argumentalmente.
The Forever People (Pueblo Futuro) estaba protagonizado por un grupo de dioses adolescentes, para lo los que Kirby se inspiraba en los jóvenes que veía a su alrededor. En plena era de Vietnam, Jack estaba en contra de la guerra y veia en ellos idealismo, pasión y un futuro mejor, el cual pretendia transmitir con este grupo dioses, cuando los jóvenes estaban en peligro se unian espiritualmente con la Madre-Caja y surgia Infinity Man, un poderoso super hombre.
Los Nuevos Dioses era sin duda el pilar de este nuevo universo y se centraba en Orión un guerrero de Nueva Génesis y sin él saberlo hijo de Darkseid, ahora criado en  los valores de Nueva Génesis aunque no es raro que durante la batalla surgiera su lado más oscuro y violento.
Por ultimo estaba Mister Milagro (Scott Free) el superescapista hijo de Highfather, , criado en el orfanato de la Abuelita Bondad, logrando escapar de su cruel destino acaba convirtiéndose en un afamado escapista de sofisticadas trampas mortales, al poco tiempo aparecería en la serie la que seria su mujer, la hermosa y exuberante Big Barda.

Kirby estaba orgulloso de su trabajo en el Cuarto Mundo, solo hacia falta que las ventas acompañasen, al principio estas eran buenas y justo cuando el autor empezaba a encontrar su público, DC subio de golpe el precio de sus cómics de quince centavos a veinticinco, las ventas empezaron a caer, mientras Marvel contraatacó con un precio de veinte centavos, las ventas de DC empezaron a caer de forma estrepitosa, tras varios meses de constantes perdidas DC claudicó y redujo el precio a veinte centavos. Algunos títulos de la editorial empezaron a recuperarse, pero no los de Kirby. La suya era una amplia y compleja narrativa y una vez las dejabas costaba volver a conectar con ella, asi poco a poco sus títulos fueron cancelados.
Pese a todo el dibujo de Kirby seguia siendo magnifico y más cuando estaba entintado por Mike Royer, que se limitaba a entintar y no a reinterpretar sus lápices. El Cuarto Mundo fue una epopeya intensa y muy personal, donde el autor dio rienda suelta a su desbordante e inagotable imaginación, creando un nuevo y excitante universo, aunque todo ello lastrado por falta de cohesión en alguna de sus historias y unos diálogos un tanto operisticos. La cancelación de esta mega saga fue un duro revés para Kirby, asi esta obra quedaria como una sinfonia inacabada una novela sin un final. Kirby no tardó en recuperarse de este mazazo y creo series tan increibles como Kamandi, The Demon, OMAC y The Losers.
En 1985, le fue ofrecida la oportunidad de dar fin a su mega saga, esta vez en formato de novela gráfica con el titulo de The Hunger Dogs (Los Perros Hambrientos), fue un trabajo complicado y nadie incluido Kirby quedó satisfecho, el dibujante tenia serios problemas de visión, esto hizo que la calidad del dibujo se resintiera, aparte el  guión no fue todo lo bueno que sus seguidores esperaban y no supo dar un final mas o menos digno a la serie, la magia se habia quedado una década atrás. Con todo ello el paso del tiempo le dio a la saga un estatus referencial, convirtiéndose en una obra de culto.

martes, 31 de octubre de 2017

Ken Parker

Ken Parker surgió en 1977 de la mano de Giancarlo Berardi y Ivo Milazzo, la serie se convertiria en todo un referente del cómic europeo, para ello sus autores se inspiraron en la pelicula, Las aventuras de Jeremiah Johnson (1972) dirigida por Sydney Pollack y protagonizada por Robert Redford que narra las peripecias de un trampero en las montañas rocosas.
Este primer volumen publicado por ECC nos presenta las dos primeras historias del personaje, Largo Fusil y Mine Town.
Montana 1868, Ken y su hermano Bill, son dos tramperos van a vender las pieles conseguidas durante el duro invierno, por ellas consiguen una importante cantidad de dinero, pero no saben que son vigilados y mas tarde atacados, durante el asalto su hermano Bill muere y le es arrancada la cabellera, unos ojos menos perspicaces verian el ataque de unos indios, pero el mayor de los hermanos descubre que fueron tres hombres blancos y decide seguirlos para vengar a su hermano, los pasos de le llevan hasta un fuerte militar en medio de un reserva cheyenne, alli tendra que desenmascarar a los asesinos a la vez que hacer frente a los indios.
En Mine Town, debe enfrentarse a Holborn el cacique del pueblo que da nombre a la historia, ya que este y sus matones se han apoderado de ganado perteneciente al ejército, no sera misión fácil recuperarlo. En esta aventura morirán muchos de sus compañeros de armas y conocerá a Tina una joven prostituta de la que se enamora, pero en la refriega final una bala acaba con la vida de la chica.
Si por algo se caracteriza esta serie es por dotar al protagonista, de un gran humanidad, el oeste sigue siendo hostil y violento pero Ken Parker viaja a través de él, con su mochila cargada de sensibilidad y espíritu aventurero, se puede decir que es un soñador y un anti héroe, en un violento mundo que a menudo no comprende y que lo mantiene en constante conflicto con la sin razón humana.
Es destacable el tratamiento que se le da a las tribus indígenas, sin discursos éticos ni morales que califiquen su comportamiento, si no con la mirada de ser una cultura distinta que se merece todo el respeto, lo que dota a toda la obra de un poso de autenticidad. También es una canto a la naturaleza, a esos hermosos paisajes nevados del noroeste americano, a la supervivencia y a la libertad.
Tal vez estas dos historias no sean las mejores del personaje, ambos autores estaban cogiéndole el pulso a la serie, pero tengamos paciencia, los delicados y profundos guiones de Berardi y los hermosos dibujos de Milazzo convirtieron a Ken Parker en uno de los mejores western del medio y un clásico sin fisuras del cómic europeo.
Quizás la publicación de esta obra se mereciera un tamaño más amplio que el reducido de esta edición, pero esto no desmerece ni un ápice su completo disfrute.

Torpedo 1972

Torpedo 1936 es un clásico del cómic,  fue creado por Enrique Sánchez Abuli y plasmado en viñetas por Alex Toth, el cual abandonó la serie en la segunda historia debido a discrepancias con Abuli, pues consideraba la serie extremadamente violenta, fue reemplazado por Jordi Bernet, un autor de formidable trazo que llevó a la serie a su cúspide gráfica, los eficaces guiones de Abuli no exentos de humor negro y sensualidad, junto al grafismo poderoso de Bernet, hicieron de Torpedo la mejor serie negra producida en nuestro pais.
La historia nos contaba las aventuras de Luca Torelli, alias Torpedo, un sicario de gatillo fácil y completamente amoral, cuya historia se desarrolla en el Nueva York  de la Gran Depresión, siempre acompañado por su fiel amigo Rascal.
Sin embargo, la relación entre el guionista y el dibujante se terminó en el año 2000 por una demanda de Abuli contra Bernet. Loquillo dedicó una canción a Torpedo y a la discográfica se le olvidó acreditar a Abuli como creador del personaje, esto derivó en una serie de demandas por sus derechos, fuese como fuese aparentemente la serie se había terminado.
Pero tras 17 años de su cancelación, Luca Torelli vuelve otra vez, más maduro y más cabrón, al cargo del mismo está su creador Abuli esta vez acompañado en el dibujo por el argentino Eduardo Risso, autor al que el género negro no le es ajeno gracias a esa fabulosa serie llamada, 100 balas.
Han pasado unas cuantas décadas, estamos en 1972, Torpedo y Rascal son dos ancianos, el primero tiene parkinson y se dedica a dar de "comer" a las palomas, bueno mas o menos, sigue siendo un tipo peligroso, amoral, un verdadero canalla, mientras que Rascal está alcoholizado.
Ambos viven en un pequeño y sucio apartamento, sus mejores años quedaron atrás, la interrupción en sus vidas de un periodista y su novia fotógrafa, les hará enfrentarse a unos hermanos, los Caputo y como es lógico correrá mucha sangre.
Abuli vuelve a lo grande, sigue manejando como nadie el humor negro y un brillante juego de palabras, no es la mejor historia del personaje, pero es una buena carta de presentación, situando al personaje en una vejez nada idealizada, cargada de violencia y muy mala leche.
Risso es un portento, su dibujo es más esquemático que el de Bernet, ahí están sus viñetas con muy pocos fondos, pero sus rostros transmiten más emociones, a la vez que nos acerca sutilmente, la decadencia del entorno del personaje, sin olvidarnos del gran diseño de los personajes que se mueven por la historia.
Buen cómic, que demuestra el buen hacer de sus autores y que el personaje pese al paso del tiempo sigue siendo muy atractivo para el lector.

martes, 26 de septiembre de 2017

Dinosaurio Diabólico

En 1978 se produjo la última creación de Kirby para Marvel, siendo tal vez su héroe más atipico un dinosaurio inteligente parecido a un Tyrannosaurus rex. Esta idea surgió como un intento de competir con DC, ya que esta estaba preparando una serie animada de otra de las grandes creaciones de Kirby, Kamandi, en respuesta alguien de la editorial Marvel decidió que seria interesante crear una serie similar donde salieran dinosaurios con el fin de que alguna productora televisiva se hiciera con sus derechos, algo que nunca ocurrió.
La historia de Dinosaurio Diabólico también es la de Chico Luna, un pequeño homínido; ambos se hicieron amigos cuando el monstruo aún era joven, después de que la madre y sus hermanos fueran asesinados, Diablo sobrevivió al ataque pese a ser quemado, el intenso calor sirvió para que su piel mutara al color rojo, ahora ambos vagan juntos por el Valle del Fuego, viviendo grandes y apasionantes aventuras.
Dinosaurio Diabólico es una serie ambigua, a ratos interesante y a otros un tanto alocada, los dialogos se articulaban mejor con la ayuda de un colaborador, ahi está la figura de Stan Lee y su trabajo para los 4F por poner un ejemplo, como es lógico el dinosaurio no podia hablar, eso significa que lleva el peso de los diálogos el pequeño primate, convirtiéndose en un tedioso soliloquio.

Pero debo reconocer, que la historia y el dibujo de Kirby tienen un encanto especial, pese a que tenia problemas de visión, haciendo que le costara dibujar y que sus perspectivas resultaran más oblicuas, su lápiz seguia siendo potente, a lo que ayudó los acababos de ese gran etintador que es Mike Royer.
El regreso a Marvel de Kirby en la década de los 70 estuvo marcado por la pseudo-ciencia y lo paranormal, la ufologia, todo ello mezclado de mil maneras, por supuesto en esta serie este enfoque no faltó, ya que una nave espacial aterriza en este primitivo mundo y su extraña tripulación comienza a examinar y exterminar formas de vida que en un futuro puedan ser un peligro para su especie. Con este relato de dioses del espacio en un mundo primitivo, Kirby crea el forraje para el nacimiento de la mitologia humana y la religión, atreviéndose incluso a contarnos su peculiar visión el origen de Adán y Eva.
Pese a estas brillantes ideas, el resultado argumental es muy simplista, la serie estaba dirigida a un público muy joven lo que parecia alejar a unos lectores más adultos, unido a que otros e innovadores talentos del medio emergieron con fuerza, hicieron que su dibujo fuera tachado de antiguo y poco vistoso, pero bastante  tiempo después su trabajo fue revaluado y no todo seria tan critico, de hecho sus personajes más olvidados como Dinosaurio Diabólico acabarian resurgiendo.
Alocado en lo argumental y muy brillante en lo gráfico, asi es esta serie y casi todo lo que hizo Kirby en los 70, pero eso no lo hace especialmente malo, si no diferente.